Puré de papas cremoso

Compartir artículo:

Puré de papas cremoso

Hay una cosa que no puede faltar en un puré de papas cremoso clásico: la cremosidad. Hay algunos chefs estrella que utilizan la misma cantidad de mantequilla que de papas para lograr este efecto. Sin embargo, como yo soy una representante de la cocina saludable, me gustaría reducir un poco esta proporción. Eso sí, la mantequilla es portadora de sabor y no debe faltar en un delicioso puré de papas. Personalmente rechazo alternativas como la margarina o el aceite porque su sabor simplemente no se acerca al clásico puré con mantequilla.

En Alemania, solo se le puede llamar puré de papas si no contiene trozos. Lo cual no es siempre el caso en otros países. En algunos lugares, los trozos de papa en el puré son aceptables e incluso preferidos por ciertos paladares. Sin embargo, la textura suave y homogénea es una de las características que más aprecio del puré alemán. Lograr esa cremosidad perfecta es todo un arte y un placer para el paladar.

Tal cual, el sabor del puré de papas cremoso se completa con una pizca de nuez moscada. Añade una nota dulce al puré y subraya el sabor terroso de las papas. La característica nota de nuez no puede ser sustituida por ninguna otra especia, por lo que tampoco debe faltar la nuez moscada. Esta especia no solo mejora el sabor, sino que también aporta propiedades digestivas, lo que es una ventaja añadida para un plato tan reconfortante.

En principio, el puré de papas siempre se debe preparar con un machacador y no ponerlo en la licuadora. El almidón que contiene se comporta de manera diferente cuando se hace puré, dándole una consistencia pegajosa y ya no cremosa. Este es un paso crucial que muchos pueden pasar por alto, pero que marca una gran diferencia en el resultado final.

Dado que se trata de una receta básica, ¿quizás tengas algunas ideas sobre cómo refinar el puré de papas? Una de mis formas favoritas de añadir un toque especial es incorporar un poco de ajo asado. El ajo se carameliza y suaviza al asarse, aportando un sabor dulce y profundo que se mezcla maravillosamente con las papas y la mantequilla. También podrías considerar añadir un poco de queso rallado, como parmesano o cheddar, que se fundirá y añadirá una rica dimensión de sabor.

Otra opción deliciosa es mezclar algunas hierbas frescas picadas, como cebollino, perejil o tomillo. Estas hierbas no solo aportan un color vibrante al puré, sino que también añaden frescura y complejidad al sabor. Si te gusta experimentar, incluso podrías añadir un poco de trufa rallada o aceite de trufa para un toque de lujo.

El puré de papas es una base increíblemente versátil que se puede adaptar a tus gustos y a lo que tengas en la despensa. Puedes hacerlo más ligero usando leche en lugar de crema, o más rico con un toque de crema agria. La clave está en mantener esa cremosidad inconfundible y el sabor reconfortante que lo hace tan especial.

Así que, la próxima vez que hagas puré de papas, no dudes en experimentar y hacer tu propia versión de esta receta clásica.

¡Guten Appetit!

Puré de papas cremoso

Puré de papas cremoso

Puré de papas cremoso

Hay una cosa que no puede faltar en un puré de papas clásico: la cremosidad. Hay algunos chefs estrella que utilizan la misma cantidad de mantequilla que de papas para lograr este efecto. Sin embargo, como yo soy una representante de la cocina saludable, me gustaría reducir un poco esta proporción. 
Eso si, la mantequilla es portadora de sabor y no debe faltar en un delicioso puré de papas. Personalmente rechazo alternativas como la margarina o el aceite porque su sabor simplemente no se acerca al clásico puré con mantequilla.
Por cierto, en Alemania sólo se le puede llamar puré de papas si no contiene trozos. Lo cual no es siempre el caso en otros países. 
Tal cual, el sabor se completa con una pizca de nuez moscada. Añade una nota dulce al puré y subraya el sabor terroso de las papas. La característica nota de nuez no puede ser sustituida por ninguna otra especia, por lo que tampoco debe faltar la nuez moscada.
En principio, el puré de papas siempre se debe preparar con un machacador y no ponerlo en la licuadora. El almidón que contiene se comporta de manera diferente cuando se hace puré, dándole una consistencia pegajosa y ya no cremosa.
Dado que se trata de una receta básica, ¿quizás tengas algunas ideas sobre cómo refinar el puré de papas?
Tiempo de preparación 10 minutos
Tiempo total 30 minutos
Plato Acompañamiento
Cocina 5 ingredientes, Francesa
Raciones 4 porciones
Calorías 335 kcal

Ingredientes
  

  • 1 kg de papas
  • 60 g de mantequilla
  • 200-250 g de leche entera
  • 2-3 pizcas de nuez moscado
  • sal

Elaboración paso a paso
 

  • Pela las papas y córtalas en pedazos. Ponlas en una olla hirviendo con un poco de agua con sal y déjalas cocer hasta que estén blandas.
    Papas en olla con agua
  • Retira el agua de cocción y empieza a triturar las papas con un machacador. Agrega la mantequilla y un chorrito de leche y sigue removiendo y triturando hasta que tengas una masa homogénea y sin trozos. Sigue echando un poco de leche hasta que tengas la consistencia deseada.
    Triturar papas con un pedazo de mantequilla
  • Sazona el puré con aproximadamente media cucharadita de sal y nuez moscada antes de servir. ¡Guten Appetit!
    Puré cremoso de papas
Keyword Puré cremoso, Puré de papas, Puré de patatas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Síguenos

Hola bienvenidos a Alternativamente ¡Me alegra que estés aquí!

Post recientes

Chips de lentejas rojas
Chips de lentejas rojas
Carpaccio de remolacha
Carpaccio de remolacha
Taco de coliflor asada con salsa de aguacate
Tacos de coliflor asada con salsa de aguacate
Bowl Árabe
Bowl Árabe